sábado, 3 de enero de 2015

La colección: MI Grimlock


Muchas veces en el mundo del coleccionismo, los fans nos arriesgamos a perder el norte, y muchos lo hacen efectivamente; así es como aparecen las personas que se vuelven fanáticas de una serie o línea en particular, y por consecuencia agreden a los otros o los menosprecian. En estos tiempos donde a nivel técnico se ha llegado a avances sorprendentes, quiero recordar que por lo menos en este rincón, las cosas siguen siendo como siempre.
Esta vez no se trata de tecnología, ni de características de fabricación, sino de algo mucho más importante. Este Grimlock G1 es, a todas vistas, una versión alternativa, que podría calificarse como kitbash ya que sus manos no son de él, sino del tiranosaurio de Power rangers primera generación. Y los colores son diferentes. Pero lo importante de esta figura no es nada de eso, sino que es uno de los juguetes más antiguos de mi colección, y el más antiguo que aun sobrevive; en su época, cuando era un niño, mi madre me regaló esta maravilla, lo que en mi mente era lo mismo que un personaje de la pantalla cobraba cuerpo real ¿Por qué me iba a importar nada más? El juguete tenía una paleta de colores que se asemejaba mucho más a mis ojos a lo que veía en televisión, era poderoso, se transformaba y venía con armitas ¿Por qué iba a ser importante cualquier otra cosa? Además incluía en el envase esas sensacionales ilustraciones con los personajes g1 en batalla, era todo lo que quería en un momento como ese, y al día de hoy sigue siendo así. Fuera de la calidad de la figura, que sobra decir que es excelente o no habría sobrevivido todos estos años, el molde cumple con todas mis expectativas, aun hoy.

He tenido la oportunidad de tener cualquier otro Grimlock, el G1, las versiones de las películas y las más modernas, incluso el Masterpiece, que a mi juicio es el mejor Mp que se ha diseñado hasta el momento, pero no quiero ninguno de ellos, porque el valor de MI Grimlock está dado por su origen, y por más de veinte años de historia conmigo; muchas veces esta figura me salvó de tristezas o de malos momentos, y ahora cuando miro con nostalgia el pasado, sé que he hecho lo correcto al mantenerlo en lugar seguro y a resguardo lo más posible. No hay nada más valioso que él en mi colección, porque su presencia significa amor y comprensión, y una ventana a un mundo sin límites donde puedo sentirme a mis anchas. Para mi es oro puro, y no hay nada que represente mejor que él lo que significa para mi el coleccionismo de robots:, una puerta a un universo sin límites, un nuevo mundo, que es un lugar mejor, con una actitud abierta y sin restricciones, donde todo tiene lugar y cada persona puede tener los gustos que desee, sin que eso perjudique a nadie, un trozo de plástico y tornillos que tiene vida, y que es mucho, mucho más de lo que cualquiera simple vista puede ver.












1 comentario: